Construcción de una caja de luces para fotografiar miniaturas

Caja de lucesPintar una miniatura para ponerla en un tablero de juego es una cosa, pero tratar de fotografiarla para publicarla en el blog es otra muy distinta. En mi mano la miniatura está genial, pero luego hago las fotos y el resultado desmerece mucho.

¿Cómo mejorar nuestras fotografías de miniaturas? La respuesta es una caja de luces y en este artículo os comentaré como montar una paso a paso y veremos las diferencias entre una fotografía con caja y sin ella.

Fundamentos de una caja de luz

El principal problema al que nos enfrentamos a la hora de fotografiar una miniatura es la luz. Es decir, debemos encontrar un lugar en la casa con la suficiente luz y un momento del día concreto para evitar sombras o colores apagados. Como eso no siempre es posible, al menos en mi caso, la solución es generar las condiciones ideales de forma artificial con una caja de luz.

¿Qué conseguimos con la caja? Eliminaremos la mayor parte de las sombras generadas por un único foco de luz, el sol. Para conseguirlo, tendremos que tener tres focos de luz (arriba, izquierda y derecha) y distribuir la luz uniformemente en la miniatura.

Ingredientes
Una caja de cartón
Papel de cebolla o vegetal
Cola, celo, cutex, tijeras
Imprimación en negro
Fondo de fotografía

Ingredientes para la caja de luces

El papel de cebolla puede sustituirse por un folio blanco o papel vegetal de la cocina. Este último puede ser el ideal si se quieren evitar la luz fría o blanca.

El fondo de fotografía es una hoja con una imagen impresa que sirve para darle contraste a la miniatura. El fondo ideal es aquel que tiene un área clara en el que posicionar la miniatura y destacar así su silueta. Para los más artistas, lo podéis generar con el bote de imprimación en negro, pero si no os queréis arriesgar, os dejo un enlace en el que podéis descargar unos cuantos e imprimirlos.

Paso 1

Paso 1

Comenzaremos recortando la caja de cartón para que tenga la entrada para hacer fotografías y tres ventanas en las que pegar el papel cebolla, tal y como sale en la fotografía de la derecha.

No dejéis el marco muy estrecho porque el cartón se doblará con el mínimo contacto. En mi caso, lo he reforzado poniendo otra tira de cartón pegada con cola y celo. Aprovechad la estructura de la caja para que las pestañas refuercen las conexiones.

Paso 2

Paso 2Una vez seca la cola, imprimamos en negro el interior de la caja para homogeneizar con los fondos que utilicemos, generalmente tienden al negro. A continuación, recortamos el papel cebolla y lo pegamos con cola a la caja en cada una de las ventanas.

Ya tenemos la caja de luces preparada!

Realizar una fotografía

Fondo de fotografíaPues nada, ya sólo nos queda realizar una fotografía una miniatura. Para posicionar el fondo deseado, basta con que lo apoyéis sobre el fondo de la caja y quede doblado justo en el lugar en el que depositaremos la miniatura. Podemos elevarla con algún elemento como el propio tapón del spray de imprimación, os vendrá muy bien porque es de color negro y la altura es perfecta.

Para realizar la fotografía, posicionaremos tres focos de luz en cada una de las ventanas de la caja. Lo normal es utilizar tres flexos, pero si sólo tenéis uno a mano como es mi caso, utilizad lámparas corrientes para los laterales.

Muy importante: fotografiar la miniatura en una habitación totalmente a oscuras en la que los únicos focos de luz son los de la caja.

Por último, un consejo para conseguir mejor contraste entre las diferentes partes de la miniatura es posicionar lejos la cámara y utilizar el zoom digital para enfocarla. Si la cámara no es muy buena, pero sin embargo podéis conseguir al menos 8 Megapixeles, es suficiente con editarla con un software para recortarla y conseguir el zoom deseado. De esa forma, se esconderán mejor los defectos o bien no quedarán las luces como brochazos gruesos.

Antes y después de la caja

Cuando comenzamos con el blog, hice algunas fotografías a las mejores miniaturas que tenía y las fotos quedaron bien pero se veía demasiado claros los defectos de pintura. Aquí os dejo la misma miniatura fotografiada con la caja de luces para que juzguéis si ha merece la pena utilizarla.

Con caja de luces

Sin caja de luces

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A simple vista, se aprecian menos detalles porque la luz no impacta directamente sobre la miniatura, sino que procede de los lados y de arriba. Con esto conseguimos que la miniatura parezca más profesional y no se muestren las trazas del pincel en las luces. No soy ningún experto pintando, pero las fotografías no estaban haciendo justicia a las miniaturas.

En el futuro, quiero conseguir unos flexos baratos para utilizarlos en las ventanas laterales, de forma que aumente la intensidad del foco y este pueda ser dirigido a un punto. De esta forma, conseguiré una mejor iluminación en el frontal de la miniatura y colores más vivos.

8 Comentarios

  1. Pachi_ dice:

    Ni sabía que existía este objeto. La verdad es que la diferencia de la foto de las minis se nota mucho. La que está hecha con la caja de luces parece que está mucho mejor pintada que la otra.
    Buen invento.

    • Raúl Hussein Raúl Hussein dice:

      La descubrí hace poco buscando fondos para fotografías y me pareció fácil de hacer. Todavía tengo que seguir probando con focos de más intensidad y direccionales para que no salga tan oscura, pero si, el resultado es bastante mejor.

  2. Wolfen dice:

    Muchas gracias!

  3. Ollanius Pius dice:

    Excelente! He estado renegando con el tema de la fotografía de minis desde hace un año! A manufacturar una se ha dicho!

Deja un comentario

Navegue por categorías

Suscribirse a nuestro Boletín