Introducción a Aliados

La inclusión de un destacamento aliado ha sido una de las grandes novedades de esta edición. Creo que nos tenemos que remontar a la segunda edición para contemplar dicha posibilidad.

En un principio, como con todos los grandes cambios, hubo gamers que lo aplaudieron y otros (los más puristas) a los que no gustó un pelo. De cualquier modo es una regla que poco a poco se ha ido haciendo un hueco a la hora de confeccionar las listas actualmente cada vez se ven más listas que incluyen destacamentos aliados tanto en torneos como en pachangas.

¿Esto es bueno o malo? En mi opinión es una gran idea por las siguientes razones:

  • Lo considero trasfondísticamente lógico. Teniendo en cuenta que tampoco soy ningún erudito en temas de trasfondo, y aunque desde este punto de vista hay algunas grandes fumadas (podríamos ver una batalla con Yarrick y Ghâzkull peleando juntos ^^) o cosas inexplicables (como no permitir la inquisición y la guardia como hermanos de batalla cuando históricamente han compartido unidades), las alianzas creo que están bastante bien planteadas y en general no chirrían demasiadas cosas.
  • Permite nivelar codex desfasados respecto a otros ejércitos o cubrir carencias inherentes al propio codex, incrementando así las posibilidades estrátegicas de manera notoria. Por ejemplo, todos sabemos que nuestro codex no tiene nada decente en cuerpo a cuerpo y esto hace que normalmente nos veamos obligados a jugar atrincherados esperando a que venga el rival a por nosotros. Bien pues ahora podemos tirar de aliados marines para lanzar hacia adelante unidades más resistentes y competentes en este aspecto, o incluso aliarnos por conveniencia con unos orkos y por fin poder jugar con parte del ejército al avance desesperado contra las líneas enemigas. También nos permiten jugar con psíquicos decentes, ya que los psíquicos aliados son bastante mejores que los nuestros con un precio similar o incluso inferior, además de disponer de la disciplina Adivinación.
  • Pero sobre todo aumentan enormemente la diversión porque nos ofrecen más variedad y posibilidades en las listas. Un día te va a apetecer probar una lista con lobos, otro día con oscuros y otro día jugar con algunas unidades de necrones o demonios. Además nos traen de nuevo la oportunidad de jugar con Guardia Traidora !

Echándole un vistazo a la tabla de aliados observamos que tenemos como hermanos de batalla a casi todos los marines leales, y de los restantes ejércitos la mayoría podrían ser aliados de conveniencia y siendo el único ejército que no tiene ninguna prohibición de alianza, a excepción de los tiránidos claro.

Aunque puede ser divertido jugar con aliados de conveniencia o desesperados, para sacarle el máximo jugo a una alianza ésta debe ser con un hermano de batalla, ya que permite que las unidades amigas puntúen y se puedan beneficiar mutuamente de poderes psíquicos y personajes independientes.

A partir de aquí, a través de diferentes entradas iremos analizando a nuestros posibles aliados y las unidades que nos pueden aportar algo diferente o que tengan mayor sinergia con nuestras fuerzas. Además confecccionaremos alguna lista en dos niveles: Alianza e Hibridación. En la Alianza trataremos de escoger un pequeño destacamento aliado sin que nos consuman muchos puntos del total de la lista dejando el grueso de la lista a nuestro destacamento principal. En la Hibridación escogeremos opciones de mayor valor o mayor cantidad de ellas, resultando una lista combinada de los dos ejércitos.

Deja un comentario

Navegue por categorías

Suscribirse a nuestro Boletín